Archivo del sitio

Los tres nudos de corbata básicos

Traje escogido, probado y listo para lucir. Camisa seleccionada y planchada. Es el momento de la corbata, imprescindible para un look impecable, algo más allá de la guinda del pastel. Existen al menos seis tipos de nudo de corbata. Aquí tienes los tres fundamentales, explicados paso a paso:

Nudo simple: Es el gran clásico. El más utilizado debido a su sencillez y versatilidad, ya que combina con la mayor parte de camisas y corbatas. Su aspecto final asimétrico le confiere un toque desenfadado a nuestro look.

Nudo simple

 

Nudo doble: Es muy parecido al simple, con la variante del segundo enrolle. Por sus características, combina con casi todas las corbatas, menos con las más gruesas. Es perfecto para hombres de estatura media-baja.

DOBLE SIMPLE ok ok

Nudo windsor: Es perfecto para las ocasiones especiales. Proviene del Duque de Windsor, personaje histórico que lo popularizó. Perfectamente simétrico, es más voluminoso que los dos anteriores, por lo que preferentemente ha de realizarse con cuellos amplios.

Windsor ok

 

 

10 consejos para vestir en una boda

Ceremonia25marzo

Con el buen tiempo llegan los momentos de desconexión, el relax, la playa… pero también esas citas ineludibles que exigen lo mejor de cada uno: las bodas y otras ceremonias. Si este año no te has librado ¡tranquilo! porque aquí te proponemos los 10 mejores consejos de estilo para que no tengas que preocuparte por nada:

 1. Elige siempre prendas cómodas y frescas. No olvides que vas a pasar varias horas con ellas. La seda puede ser un tejido idóneo en estos casos.

2. Nunca olvides que la vestimenta, ya sea unas bermudas o, en estos casos, un traje, es el reflejo de nuestra personalidad y estado de ánimo. Nunca elijas una prenda que no te convenza del todo. Viste con autonomía y sólo aquello que creas que es lo más adecuado para ti. Esto te ayudará a estar cómodo en todo momento.

3. Utiliza prendas de tu talla. Ni más ni menos. No te dejes guiar por la extravagancia. Evita los tonos chillones o inadecuados. Recuerda que si eres el invitado no debes ser la ‘estrella’.

4. Si la boda es de día se recomienda escoger colores claros, como el gris o el azul. Si es de tarde noche, apueste por la elegancia que le puede aportar el negro, azul marino o gris marengo.

5. La corbata será clave. Debes combinarla, sobre todo, con la camisa, escogiendo aquella que confiera un look equilibrado y armónico.

6. Truco: una camisa blanca es el comodín perfecto para casi cualquier tipo de corbata.

7. La regla de los botones: si la americana lleva tres nunca de abrocha el inferior; si es de dos sólo se abrocha el superior; y si es de uno nunca se desabotonará la chaqueta.

8. Pajarita siempre y cuando sea de la misma tonalidad que el traje y no destaque demasiado.

9. El largo del pantalón ha de llegar a la mitad trasera de tus zapatos

10. El calzado. Es muy recomendable que combinen con el cinturón. El color negro puede hacerlo con casi todo.

La historia del traje

Estamos en época de ceremonias. Primeros rayos de sol que calientan de verdad, bodas, comuniones, cenas… momento sin duda para revisar el traje que cuelga de nuestro armario o acudir en busca de uno nuevo.

Buena oportunidad también para repasar la evolución del traje a lo largo del último siglo, desde los icónicos años 20, pasando por la aparición de los primeros hipsters en los 40, hasta llegar a la moda de los ejecutivos impecables de los 90. Pasen y lean:

 

El Gran Gastby de los años 20

En esta década priman las superposiciones, los trajes compuestos por varias prendas, chalecos… En los pantalones se llevaban dos tendencias: talle corto para mostrar los calcetines o los acabados más anchos tipo Oxford Bags.

fredastaire1

La influencia del cine en los años 30

Actores como Fred Astaire configuraron una moda por la que se estrecharon los trajes mientras las mangas y los bajos pasan a tener una forma cónica.

EE.UU llega en los 40

América, con su casual wear y su star sistem, comienza a vestir al hombre en sus ratos de ocio. Inglaterra vio entonces cómo su hegemonía se resquebrajaba. La influencia del jazz y de los gansters del cine configuraron los diseños de un traje hecho para los primeros hipsters, eso sí, con aires de dandi.

Los 50: la frescura llega de Italia

Después de la II Guerra, el traje retoma el corte de hombros anchos y grandes solapas. Será la irrupción italiana, con sus trajes más ceñidos, la que rompa el mercado diferenciando por primera vez la moda por edades.

60’s-70’s: la era del rock

Trajes más ajustados, de tres botones y solapas estrechas. Los cánones vienen impregnados de la estética de grupos como los Beatles o los Rolling Stones. La cultura rock, transversal, también dejó su sello en la moda.

Rolling Stones concert dates

Llegan los aires de triunfador

Los últimos años de los 80 y, sobre todo, los 90, configuraron un traje como símbolo de éxito y distinción. Ejecutivos impecables, reflejo de la bonanza económica, aunque, eso sí, recuperando cierto glamor del Hollywood de los 40.

Savile Row, la cuna de la sastrería

savile

Los buenos amantes del fútbol sueñan con vivir algún día el ambiente de un partido en la Bombonera (Boca Juniors), un estadio que en los días grandes ‘no tiembla, late’. Los admiradores del tenis sólo conciben la belleza total de su deporte bajo el influjo de la hierba de Wimbledon… ¿Y los de la moda? Savile Row, legendaria calle londinense, cuna del bespoke, es un lugar ineludible.

La ilustre calle de Salvile Row, situada en el barrio de Mayfair, uno de los más distinguidos y señoriales de Londres, fue construida entre 1731 y 1735. Sus escasos metros son considerados la meca de la sastrería mundial gracias a la importancia que adquirieron sus talleres y los artesanales diseños que acabaron luciendo las personalidades más representativas del mundo de la política y la cultura a partir de mediados del siglo XIX.

london SavileRow1

Tres nombres clave ilustran el misticismo de Savile Row, un icónico lugar donde la magia de trabajar sin la presencia de una sola máquina –todo se diseña y confecciona a mano– sigue impregnando sus señoriales edificios llenos de historia:

James Poole, el pionero. Heredero de la industria que elaboraba los uniformes militares a los ingleses, fue el primero en abrir un taller en Savile Row en 1846. Nueve años después, el príncipe de Gales le hizo un encargo que lo situó en el escaparate mundial. Pero no sólo a él, sino a la calle. Todos los sastres de renombre quisieron estar ahí. Si Poole había triunfado, ¿por qué no ellos? James Poole hubo de diseñar una chaqueta para las cenas informales del príncipe, lo que le abrió las puertas para vestir a otras personalidades como sir Winston Churchill.

Hardy Amies, el innovador. Abrió su taller en 1945, justo al término de la II Guerra Mundial, y cinco años más tarde, se le encargó el diseño del armario personal de la reina Isabel II. Nunca antes había trabajado en la confección para mujeres. Amies acabaría inventando sin saberlo el estilo power dressing, que tiene entre sus valores la sobriedad y la funcionalidad de las prendas.

Tommy Nutter, el transgresor. O aperturista, como se quiera ver. El caso es que a partir de 1968 y bajo la clara influencia de los Beatles –hasta el punto de que uno de los managers de la banda, Peter Brown, le financiaba–, Nutter decidió apostar por solapas anchas, el terciopelo y un look que suponía toda una vuelta al calcetín de lo estricto concebido en moda masculina hasta entonces. Savile Row dejaba de estar presente sólo en los salones más selectos para triunfar también en las salas de conciertos.

15. 3 Savile Road- The Beatles Last Show 2.01

Hace 10 años se fundó la Savile Row Bespoke Associaton, una especie de sindicato creado para proteger y desarrollar el arte del traje tal y como se concibe en este rincón imprescindible de la moda. En la actualidad, sus talleres  realizan alrededor de 10.000 trajes anuales que llegan a facturar alrededor de 30 millones.

Y no sólo de trajes vive Savile Row. ¿Recuerdan el concierto que los Beatles dieron por sorpresa en el tejado de un edificio? Pues sí, era el número 3 de esta calle… pero esa es otra historia…

 Existe numerosa bibliografía sobre Savile Row y su aportación a la sastrería. Te recomendamos dos libros imprescindibles:

http://www.amazon.es/Bespoke-Savile-Row-Ripped-Smoothed/dp/1847394566/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1396346124&sr=8-1&keywords=savile+row

http://www.amazon.es/The-Savile-Row-Story-Illustrated/dp/185375000X/ref=sr_1_27?ie=UTF8&qid=1396346163&sr=8-27&keywords=savile+row

 

 

Hugo Boss: elegancia entre costuras

1501385_671565479550482_1553644052_o

Hugo Boss es sin duda el paradigma de una marca que ha sabido superar con inteligencia, trabajo y convicción la polémica para no abandonar el podio de las firmas Premium. Elegancia pura entre costuras.

Los inicios de Hugo Ferdinand Boss al frente de la compañía no pudieron ser peores. En 1923 abrió un modesto taller de sastrería en el pequeño pueblo de Metzingen (Stuttgart), pero se vio obligado a cerrarlo poco tiempo después debido a que no podía hacerse cargo del pago de sus 22 trabajadores. En 1931, tras llegar a un acuerdo con sus acreedores, Hugo Boss pudo salir a flote y convertirse, no sin complicaciones y momentos difíciles de explicar, en la marca de referencia que es hoy en día.

El pasado más controvertido de la firma alemana viene de la relación que mantuvo su creador con el régimen nazi desde 1938 hasta que finalizó la II Guerra en base al compromiso que adquirió para luchar contra el desempleo. Finalmente, Hugo F. Boss fue procesado y multado por su colaboración con el nacionalsocialismo y falleció en 1948. A partir de ese momento, Hugo Boss supo hacer borrón y cuenta nueva y comenzó su producción de trajes, aunque no fue hasta 1970 cuando por fin se dedicó en exclusiva a la moda masculina. Además, la compañía no dudó en publicar una carta en la que expresó su “profundo pesar” por los hechos y participó en un fondo de compensación para los trabajadores alemanes.

Hugo Boss estaría orientado hacia ‘los triunfadores y los  hombres de negocio’, tal y como rezaba su publicidad desde 1953. En 1967 fueron los nietos del fundador, Uwen y Jochen Holy, los que consolidarían a la marca en la formalidad, la calidad y el sentido de la moda. Boss era un imprescindible para el armario del caballero abierto, deportivo, que desea un traje que le haga sentirse cómodo tanto en el trabajo, como la ciudad.

La década de los 70 fue fundamental en el afianzamiento de Hugo Boss. Lanzó su línea prêt-à-porter con tejidos importados desde Italia y sus trajes comenzaron a convertirse en un icono por su corte y diseño impecables. Desde 1972 patrocinan una de las escuderías de la Fórmula 1 más punteras, McLaren. En 1993 se crea Baldessarini como su marca de alto nivel para hombre y en 2000 Hugo Boss se lanzó al mundo de la moda femenina y presentó la primera colección Boss Woman en el Palazzo del Senato de Milán. Italia, como no podía ser de otra manera…

Desde hace 10 años la firma está dirigida bajo el paraguas de la compañía Marzotto SpA. ‘Vestir para el éxito’ es una de las principales líneas que definen el ADN Boss. Parece que lo han conseguido…

‘Mr Classic’ Jeremy Hackett

Jeremy-Hackett

De mal estudiante a erigir una de las firmas inglesas de mayor influencia y prestigio en el mundo de la moda. Así se puede resumir la trayectoria vital de Jeremy Hackett, un tipo peculiar y fiel reflejo de aquello que los clásicos todavía consideran como un gentleman.

Jeremy Hackett (1954) lo tuvo claro desde muy pronto. Abandonó la escuela con 17 años y comenzó a trabajar en una tienda de moda en su Clifton natal. Dos años más tarde daba el salto a Londres para formar parte de la mítica sastrería Savile Row. Pero nunca en la sala de máquinas, componiendo los tejidos, sino como la persona que, con su gusto y visión de la moda, aconsejaba a los clientes y les hacía llevarse lo mejor según su estilo y pretensiones. Un día, tal y como confiesa el propio Hackett, le llegó la inspiración paseando por las calles del barrio de Portobello. Allí fijó su atención “en un traje magnífico de segunda mano por sólo cinco libras; y en jerséis, chaquetas y zapatos retro por precios muy similares”. Entonces pensó: ¿por qué no montar una empresa que haga este tipo de ropa? Y así nació Hackett, una firma que cumple con los valores de diseño y calidad y aspira a crear “prendas que perduren muchos años”.

La marca creció rápidamente en el mundo occidental. A sus clásicos trajes de tweed, tejido emblemático de Hackett, utilizado no sólo en trajes y chaquetas sport, sino  también en gorras, diversos complementos, incluso tapicerías, se ha sumado una oferta de artículos muy variados. Al tiempo, Jeremy se convirtió por méritos propios en una voz autorizada en el mundo de la moda y las tendencias. En 2007 publicó ‘Mr Classic’, un auténtico libro de estilo para el hombre que recibió la ovación mayoritaria de críticos y blogueros.

Brandy y Charlie. Son los nombres que pueden leerse en sus gemelos. No son sus hijos, sino dos Sussex Spaniels que alegran la vida a este soltero que nunca ha perdido el estilo. Ni su amor por atender al cliente de primera mano. De hecho, no es raro que el ‘jefe’ aparezca por sorpresa en las tiendas de la firma, especialmente por la calle Sloane Street de Londres. Y es que la moda se percibe, se huele y se visualiza en la calle y no en un despacho