Archivo del sitio

Burberry, unos cuadros de lujo

La quintaesencia del lujo británico, Burberry, acaba de hacer pública sus intenciones para la primavera/verano 2015. Al menos en su colección Prorsum. Abrigada y norteña como nos acostumbra, la firma no renuncia en su propuesta al color, los estampados y la luminosidad.

Burberry, la inconfundible marca de los cuadros escoceses y las prendas de abrigo, nació del sueño de un joven de 21 años llamado Thomas, que en 1856 abrió su primera tienda en Basingtoke, un pueblo a 77 km de Londres. Las prendas beben de la cultura y estética británica más profunda, no en vano la inspiración que bautizó a Burberry son los granjeros y su necesidad de vestir ropa resistente y eficaz contra el frío.

El éxito no tardó en llegar. En 1890 Burberry abrió su primer local en Londres y en 1910 haría lo propio en París. Aquellos comienzos de siglo situaron a la firma en un icono para los deportistas y practicantes de los deportes de invierno.

La historia de Burberry no está exenta de anécdotas, hitos y hechos memorables. Tres ejemplos. Uno: El primer aviador en recorrer el trayecto Manchester-Londres en menos de 24 horas, Claude Grahame-White, lo hizo vistiendo una gabardina Burberry. Dos: Burberry tampoco faltó a la I Gran Guerra. La Oficina de Guerra Británica le solicitó el diseño de un abrigo que sustituyera a los pesados uniformes de la época. Y tres: ¿recuerdan al inmortal Humphrey Bogart en Casablanca? Pues el trench que vestía, cómo no, llevaba el sello de la casa británica.

Burberry_London1

En 2001, y tras convertirse en una firma universal y de lujo en los años precedentes, Burberry dio su último giro de tuercas. El hasta entonces diseñador jefe de Gucci, Christopher Bailey, asumió la dirección creativa de Burberry con un solo objetivo: darle un salto de modernidad, introducirla al futuro respetando su ADN imborrable. Así, el desarrollo digital ha sido espectacular. En 2009 se lanzó ‘Art of the Trench, una web social donde los seguidores de la marca interactuaban mandando sus propias fotografías. La fanpage de Facebook fue la primera de una marca en lograr los 3 millones de seguidores y EN 2010 se convirtió en la primera firma en retransmitir un desfile de moda vía streaming y en abierto.

Burberry tampoco ha renunciado las celebrities. Kate Moss, Emma Watson (Harry Potter) o, más recientemente, Romeo Beckham han lucido las inconfundibles prendas de los cuadros británicos en alguna de sus campañas.

Proteger, explorar e inspirar. Estos son los tres valores de los que presume Burberry en su página. “No veo a consumidores, sino gente que interactúa con nosotros”. Bailey lo ha comprendido muy rápido.

 

Para saber más:

https://www.burberry.com

Anuncios

‘It girl’, el juego de lo diferente

Si hay un concepto que ha vuelto a pegar fuerte en el mundo de las tendencias es el de ‘it girl’. Artículos, blogs, reportajes televisivos hablan de unas chicas, generalmente jóvenes y atractivas, que tienen… ‘eso’. ¿Pero a qué se refieren?

En la actualidad, las ‘it girls’ son modelos, celebridades y actrices que no sólo resultan influyentes  por la forma que tienen de interpretar la moda, sino por algo más. Por la expresión de su carácter y personalidad, por la fuerza interior que aparentan o su dulce fragilidad, por la naturalidad de unos gestos que bien pudieran parecer estudiados…. lo tienes o no lo tienes. La ‘it girl’ no interpreta, sino que su juego es la perenne escapatoria de lo cotidiano y aburrido. Como la insólita frescura de una fragancia o la rosa que puede vestir un jardín entero.

irinaDesigual

¿Y es algo nuevo? Ni mucho menos. El primero en utilizar el término ‘it’ para referirse a una fémina fue el autor inglés y premio Nobel Rudyard Kiplin (1865-1936). “No es la belleza necesariamente. Ni una buena charla necesariamente. Es sólo ‘eso’”, dejó escrito en su cuento Mr Bathrust.

‘It girl’ las ha habido siempre. Desde Edie Sedgwick (musa de Warhol), pasando por la eterna Marilyn y, más recientemente, Sienna Miller, la indescifrable Kate Moss, Irina Shayk…. Españolas también, por supuesto: Blanca Suárez y Paula Echeverría son dos clásicos ejemplos.