Archivo del sitio

La gabardina, imprescindible del otoño

Imagen

Los orígenes de la prenda impermeable, conocida también como ‘trench coat’ (abrigo de trinchera), se remontan a 1880. Thomas Burberry fue el primero en patentar su tejido, lo que le permitió disponer de la exclusividad de la gabardina durante años. Y lo hizo para satisfacer la necesidad que tenían los trabajadores del campo de tener una prenda sólida y que les resguardase de la lluvia. ¿Cómo lo consiguió? Pues impermeabilizó el hilo antes de tejer la tela y así obtuvo el objetivo deseado: que las gotas resbalasen por el tejido. La resistencia y practicidad de su material hizo que los oficiales británicos utilizaran la gabardina, primero en la guerra de los Boers (1880-81 y 1899-1902) y, más tarde, en la I Guerra Mundial (1914-1918).

burberry-officer

La gabardina se hizo prenda fetiche del cine de Hollywood de los años 30 y 40 gracias a actores y actrices tan icónicos como Audrey Hepburn, Grace Kelly o Humphrey Bogart.

Cómoda, flexible, este abrigo no se ve superado por la moda porque se reinventa constantemente al tiempo que mantiene su estructura clásica. Tradicionalmente, se ha llevado sobre todo en beige o negro, pero en la actualidad existen de todos los tonos, lo que permite crear las dos combinaciones: look casual y look formal.

La gabardina no es sólo una prenda para la lluvia, sino que se ha convertido en imprescindible dentro de cualquier armario. Sus señas de distinción, prestancia y estilo la colocan como una de las estrellas para el otoño.

Como curiosidad, contar que en algunas de las más lujosas boutiques de Burberry se ofrece un servicio de personalización de la gabardina, tanto para hombre como para mujer. El cliente puede escoger así el color, estilo, forro, botonadura, tejido y cuello.

bogart2-crop