Archivo del sitio

‘Mr. Different’ Lapo Elkann

Elkann

El mundo de la moda ha demostrado ser tan transversal y poroso que no sólo los diseñadores tienen la exclusiva de marcar tendencia, sino que, a veces, diversos personajes públicos son los que iluminan el escaparate. Hoy le hablamos de un ejemplo que está en boca de los entendidos del sector: Lapo Elkann, el heredero del imperio Fiat.

No existe genio sin una mezcla de locura’, decía Seneca, y parece que Elkann se ha empeñado en demostrarlo. La fama le vino de cuna. Su madre, Marguerita Agnelli, era hija del fundador de la firma industrial más poderosa de Italia, y su padre, Alain Elkann, escritor. Nació en Nueva York, pero se crió entre Europa y Brasil. “Tanto viaje me hizo preguntarme ¿a dónde voy? ¿quién soy? Si tuviera un hijo me gustaría darle una educación más equilibrada’, se lamenta el propio Elkann. Pero lo cierto es que el tiempo no es algo que pierda nuestro protagonista: fue asistente personal de Henry Kissinger y trabajó junto Sergio Marchione en el relanzamiento de Fiat y con Luca Cordero di Montezemolo en Ferrari.

Lapo Elkann confiesa que “los coches son su primer amor”, aunque hace siete años que abandonó la dedicación profesional a Fiat para dar el salto a la moda, a lo que él llama ‘el negocio del estilo’. En 2007 fundó Italia Independient y ha logrado que pesos pesados como Gucci o Karl Lagerfeld se lo rifen, que su marca de ropa y gafas cotice en Bolsa y generar unas ganancias anuales de 16 millones de euros.

El máximo accionista de Agnelli –junto a sus hermanos– también ha pasado por momentos duros y algún escándalo relacionado con las drogas (año 2005), pero se sobrepuso gracias a su filosofía de vida: ‘He tenido momentos buenos y malos. Lo importante es cómo afrontas las situaciones difíciles’. Así, retomó las riendas de su destino participando en el exitoso relanzamiento del Fiat 500 y pudo dedicarse por fin a la moda, que no es otra cosa que ‘ser fiel a ti mismo, mostrarte tal como eres’, según Elkann.

Una figura de su repercusión tiene calculados hasta sus ídolos: Teresa de Calcula, Ayrton Senna y Steve Jobs. Bondad, valentía y audacia. No hay nada al azar. Sus amigos le conocen como ‘Mr. Different’, y es que para un tipo como Elkann no hay nada más incómodo que la normalidad. ¿Su última excentricidad? Aparecer con un llamativo 500 Abarth decorado con tejido pata de gallo en la última Vogue Fashion Night Out, celebrada el pasado mes de septiembre en Milán ( ver foto del artículo).

Anuncios