Archivo de la categoría: Consejos de moda

Claves y consejos sobre tendencias, modas y prendas.

Los tres nudos de corbata básicos

Traje escogido, probado y listo para lucir. Camisa seleccionada y planchada. Es el momento de la corbata, imprescindible para un look impecable, algo más allá de la guinda del pastel. Existen al menos seis tipos de nudo de corbata. Aquí tienes los tres fundamentales, explicados paso a paso:

Nudo simple: Es el gran clásico. El más utilizado debido a su sencillez y versatilidad, ya que combina con la mayor parte de camisas y corbatas. Su aspecto final asimétrico le confiere un toque desenfadado a nuestro look.

Nudo simple

 

Nudo doble: Es muy parecido al simple, con la variante del segundo enrolle. Por sus características, combina con casi todas las corbatas, menos con las más gruesas. Es perfecto para hombres de estatura media-baja.

DOBLE SIMPLE ok ok

Nudo windsor: Es perfecto para las ocasiones especiales. Proviene del Duque de Windsor, personaje histórico que lo popularizó. Perfectamente simétrico, es más voluminoso que los dos anteriores, por lo que preferentemente ha de realizarse con cuellos amplios.

Windsor ok

 

 

Anuncios

10 consejos para vestir en una boda

Ceremonia25marzo

Con el buen tiempo llegan los momentos de desconexión, el relax, la playa… pero también esas citas ineludibles que exigen lo mejor de cada uno: las bodas y otras ceremonias. Si este año no te has librado ¡tranquilo! porque aquí te proponemos los 10 mejores consejos de estilo para que no tengas que preocuparte por nada:

 1. Elige siempre prendas cómodas y frescas. No olvides que vas a pasar varias horas con ellas. La seda puede ser un tejido idóneo en estos casos.

2. Nunca olvides que la vestimenta, ya sea unas bermudas o, en estos casos, un traje, es el reflejo de nuestra personalidad y estado de ánimo. Nunca elijas una prenda que no te convenza del todo. Viste con autonomía y sólo aquello que creas que es lo más adecuado para ti. Esto te ayudará a estar cómodo en todo momento.

3. Utiliza prendas de tu talla. Ni más ni menos. No te dejes guiar por la extravagancia. Evita los tonos chillones o inadecuados. Recuerda que si eres el invitado no debes ser la ‘estrella’.

4. Si la boda es de día se recomienda escoger colores claros, como el gris o el azul. Si es de tarde noche, apueste por la elegancia que le puede aportar el negro, azul marino o gris marengo.

5. La corbata será clave. Debes combinarla, sobre todo, con la camisa, escogiendo aquella que confiera un look equilibrado y armónico.

6. Truco: una camisa blanca es el comodín perfecto para casi cualquier tipo de corbata.

7. La regla de los botones: si la americana lleva tres nunca de abrocha el inferior; si es de dos sólo se abrocha el superior; y si es de uno nunca se desabotonará la chaqueta.

8. Pajarita siempre y cuando sea de la misma tonalidad que el traje y no destaque demasiado.

9. El largo del pantalón ha de llegar a la mitad trasera de tus zapatos

10. El calzado. Es muy recomendable que combinen con el cinturón. El color negro puede hacerlo con casi todo.

‘It girl’, el juego de lo diferente

Si hay un concepto que ha vuelto a pegar fuerte en el mundo de las tendencias es el de ‘it girl’. Artículos, blogs, reportajes televisivos hablan de unas chicas, generalmente jóvenes y atractivas, que tienen… ‘eso’. ¿Pero a qué se refieren?

En la actualidad, las ‘it girls’ son modelos, celebridades y actrices que no sólo resultan influyentes  por la forma que tienen de interpretar la moda, sino por algo más. Por la expresión de su carácter y personalidad, por la fuerza interior que aparentan o su dulce fragilidad, por la naturalidad de unos gestos que bien pudieran parecer estudiados…. lo tienes o no lo tienes. La ‘it girl’ no interpreta, sino que su juego es la perenne escapatoria de lo cotidiano y aburrido. Como la insólita frescura de una fragancia o la rosa que puede vestir un jardín entero.

irinaDesigual

¿Y es algo nuevo? Ni mucho menos. El primero en utilizar el término ‘it’ para referirse a una fémina fue el autor inglés y premio Nobel Rudyard Kiplin (1865-1936). “No es la belleza necesariamente. Ni una buena charla necesariamente. Es sólo ‘eso’”, dejó escrito en su cuento Mr Bathrust.

‘It girl’ las ha habido siempre. Desde Edie Sedgwick (musa de Warhol), pasando por la eterna Marilyn y, más recientemente, Sienna Miller, la indescifrable Kate Moss, Irina Shayk…. Españolas también, por supuesto: Blanca Suárez y Paula Echeverría son dos clásicos ejemplos.

Los siete tejidos capitales

Adquirir con acierto una prenda no sólo implica satisfacer cuestiones de moda o gusto, sino también la atención al tejido que más convenga a nuestras necesidades y pretensiones. Por ello, te contamos las características esenciales de los siete tejidos capitales que tienes tener en cuenta:

Lana: Utilizada como vestimenta humana desde el Neolítico, la lana destaca por su elasticidad, resistencia y flexibilidad. Este tejido natural, proveniente de la oveja, resulta un excelente aislante térmico, pues mantiene el cuerpo seco y fresco debido a que retiene muy bien la humedad. Además, es elástica, no se deforma y se arruga muy poco. Ningún otro tejido conserva la pureza de sus condiciones tanto tiempo como la lana. Eso sí, siempre y cuando las prendas sean cuidadas como merecen: lavado con agua tibia y sin retorcer y planchado con un paño húmedo para evitar brillos.

Algodón: Es un producto obtenido de la planta de algodón cuyo origen de uso puede estar en Oriente Próximo y el Valle del Nielo. Supone el 39% del consumo total de fibras textiles. Es fresco, de textura suave y cálida, además de un tejido muy confortable y resistente. Se arruga con facilidad, aunque existen tratamientos químicos para evitarlo. Es muy resistente al lavado.

Seda: Brillante, fina, suave, lisa y elegante. La seda es la reina de los tejidos de procedencia animal, privilegio que se acrecienta debido al misterio que envuelve al gusano de morera que la produce. Debe lavarse a mano para evitar su deterioro y planchar con sumo cuidado.

_B2C3090ok

Cachemir: Es uno de los materiales más nobles usados para la confección textil. Procede de la cabra de Cachemira, región entre la India y Pakistán. Es una fibra delicada, ligera y considerada de gran valor, precisamente, por ser su producción tan limitada. Al igual que la seda, ha de lavarse a mano y con agua tibia para así poder conservar todas las propiedades únicas que este tejido le confiere a las prendas de vestir.

Nailon: Fue la primera fibra sintética que salió al mercado. Entre sus propiedades, destaca la elasticidad, el bajo índice de absorción de agua y su resistencia.  A partir de los años 80 las grandes firmas comenzaron a mezclar el nailon con materiales como la seda o el algodón, otorgando a los tejidos resultantes las ventajas de lo sintético. Soporta muy bien el lavado, pero hay que cuidar el proceso de planchado.

Denim: Aunque su confección parte del algodón, debido al hito que supuso la llegada del tejido vaquero -hasta el punto de convertirse en la tela de mayor crecimiento de la industria-, el denim merece ser tratado con personalidad propia. Sus principales características son la resistencia, versatilidad y carácter. La prenda vaquera presume de ser la reina del casualwear. Y con razón.

Lino: Decir lino es sinónimo de frescura para las estaciones más cálidas del año. Puede fabricarse en diferentes escalas de grosor. Su superficie, muy fina, le confiere una suavidad muy destacada al tacto. Sus características de conservación son idénticas a las del algodón.

Las 5 claves para escoger chaqueta

chaquetablog22enero1

Te detienes en el escaparate. Ya la has visto. Aportando la elegancia y singularidad que sólo esta prenda puede desprender, combina perfectamente con el look seleccionado para el maniquí. Entras. Preguntas por ella. Te la pruebas, pero… ¿sabes reconocer si una chaqueta está realmente hecha para ti? Cada persona posee una fisonomía distinta y, por ello, te contamos las cinco claves para escoger la chaqueta perfecta:

Hombros. Fundamental. Es un principio básico en el mundo de la moda y el estilo: los hombros hacen a la prenda. Si la chaqueta no sigue la línea natural de tus hombros el resto nunca encajará. Hay que comprobar que queda lo más adaptada posible esta parte de nuestra fisonomía.

Mangas. Muchas veces nos preguntamos: ¿qué longitud es la correcta? Te damos la solución: deben ser lo suficientemente cortas como para revelar un centímetro del puño de la camisa. Por otro lado, esa también es la medida que ha de sobresalir del cuello de la chaqueta.

Puños. En este punto, te ofrecemos un consejo de tendencia. El tipo de botones que lleven te servirá para diferenciarte e impregnar de personalidad propia a la prenda. ¿A que a partir de ahora te vas a fijar en ellos?

Longitud. No hay duda. La perfecta chaqueta debe terminar justo por encima del puño cerrado cuando tienes los brazos caídos a los lados. Para lograr un look más trendy o a la última, se puede acortar la chaqueta un par de centímetros de la medida fijada. Pero nunca más.

Botones. La tendencia indica que nunca debe abrocharse el último. Cuestión de estilo. Además, no los mantengas cerrados cuando vayas a sentarte. En este caso, cuestión de comodidad.

Ya lo tienes todo. Recuerda: siempre hay una chaqueta ideal para cada persona… ¡o dos!